A veces, viendo la tele, vemos unos anuncios en donde modelos profesionales presentan un pelo siempre limpio, brillante, sedoso y, sinceramente, envidiable. Los hombres presentan una mata de pelo frondosay las mujeres una cabellera de diosa. Para refugiarnos un poco, decimos que la tecnología contribuye a ese "pleazo" con retoques de última hora...pero puedes estar diciéndo eso o hacer algo con tu pelo y presumir de que éste no tiene retoques. 

Cabello-Largo.jpg

 

En primer lugar fíjate bien el tipo de pelo que tienes. Si suele ensuciarse de un día para otro, es graso y si suele mantenerse limpio más tiempo es seco. Los hay de cabello normal, que en dos ó tres días se ensucia, pero dentro de lo que cabe es el caso menos frecuente.

 

Si no lo tienes claro, haz esta prueba. Coge un pelo tuyo, tendrás que seprarte de él, y estira. Si ves que el cuerpo del pelo se estira, tu pelo es graso y si se parte enseguida, es seco. 

 

Con un pelo graso, experimientamos mucha caída. Cuando observamos esto, muchos tienden a coger un champú bien enriquecido, hidratante y a frotarse, porque creen que así le dará más vitaminas y el pelo cogerá fuerzas...ERROR: El cuero cabelludo escupe literalmente el pelo de raíz, si el cuero cabelludo es graso y le metes un champú cuya misión es meter más aceite en la raíz seguirá cayéndose el pelo y si te das cuenta, con más frecuencia.

 

Busca un champú que regule la grasa del pelo y verás cómo para de caer. Enjuagar con agua fría además te ayudará a controlar la grasa del cuero cabelludo y como el champú regulador seca mucho las puntas (allí no suele haber grasa), aplícate sólo en las puntas, una mascarilla y déjala actuar bastante.

 

Ya verás qué diferencia. 

 

Con el pelo seco, se detecta más fácilmente, empleamos productos hidratantes, mascarillas, acondicionadores, etc.

 

Pero nuestro pelo no se conforma con que le metas algo de hidratación. Coge tu mejor mascarilla y, con tu pelo en seco, aplícatela de manera generosa. Coge una toalla, caliéntala, con el secador mismo y enrróllatela en la cabeza. Quédate así media hora y luego, enjuaga con normalidad. Serás la envidia de tus amigas.

 

Y si quieres causar más efecto, cada vez que vayas a la playa, sal de tu casa con el pelo "enmascarado" amarrado en una trenza, báñate con normalidad y cuando salgas del agua, no tendrá ese aspecto reseco que todas odiamos cuando se nos pega la sal al pelo. La mascarilla la habrá estado hidratando al máximo y ha contrarrestado los efectos de la sal dejándolo perfecto. 

 

Sigue estos consejos y ya no envidiarás a los modelos de la tele. 

Regresar al inicio