En un embarazo con frecuencia se experimentan sentimientos contradictorios; por un lado, se desea la llegada de bebe, pero, al mismo tiempo, los futuros padres sienten temor ante la responsabilidad que se les avecina, la posibilidad de que algo no salga bien, o los cambios que se van a producir en su estilo de vida: presiones económicas, perdida de libertad, problemas laborales, etc. Sin embargo, es de vital importancia que la decisión de tener un hijo sea un hecho deseado y, en condiciones ideales, puesto que deben seguirse los siguientes aspectos.

 

embarazo1.jpg 

 

¿COMO PREPARARSE PARA UN EMBARAZO?


A la hora de tener un hijo sola o en pareja siempre se deben supervisar cuidados de embarazo importantes, tanto por la salud del bebé como por la de la madre. Existen varios factores a los que se debe prestar atención para mejorar considerablemente el estado físico general antes del embarazo.

 

 

DIETA


Revise sus costumbres alimenticias y corrija sus malos hábitos para conseguir mantener una dieta equilibrada, variada y razonable. No "salte" ninguna comida –especialmente, el desayuno-; coma de todo con moderación; reduzca la cantidad de dulces, grasas, embutidos, ahumados, bebidas gaseosas y alimentos muy elaborados; evite comer entre horas e incorpore a su dieta una mayor cantidad de leche, productos lácteos, fruta, verdura y alimentos ricos en fibra.


EJERCICIO


Si lleva una vida muy sedentaria, debe intentar hacer algo de ejercicio. Si se siente incapaz de practicar un deporte, habitúese al menos a caminar a pasos rápidos durante unos 30 minutos diarios.


DROGAS


El consumo de drogas de los padres puede producir graves anomalías físicas y mentales sobre el bebe. Incluso las drogas "blandas" –marihuana o hachís- pueden interferir en la producción normal de espermatozoides. Por ello es extremadamente importante que, una vez tomada la decisión de tener un hijo, ambos padres adquieran el compromiso de renunciar a todo tipo de drogas. Existen, además, las llamadas drogas sociales. Los riesgos del tabaco son de sobra conocidos, incluso para los no fumadores. Se debe intentar dejar de fumar antes de concebir. El consumo de tabaco se asocia a la menos fertilidad y a ciertos daños cromosómicos. El alcohol es otras de las drogas sociales que afectan gravemente a la salud del bebe, especialmente en las primeras etapas del embarazo. Una vez decidida tener un hijo, la futura madre debería eliminar por completo el consumo de bebidas alcohólicas


MEDICAMENTOS


·  Si el embarazo puede producirse en cualquier momento, no se debe tomar ningún tipo de medicamentos –ni siquiera los más habituales- sin consultar al médico. Los efectos de algunos compuestos sobre el feto en las primeras semanas de gestación pueden ser muy graves. 

 

·  Si la mujer toma la píldora anticonceptiva, debe suspender la medicación, para que las funciones metabólicas se regularicen. Durante ese periodo, se deben adoptar otro tipo de precauciones.


ASESORAMIENTO GENETICO


Una de las preocupaciones más frecuentes de las futuras madres (que, en ocasiones, llega a obsesionarlas) es la posibilidad de que el bebe sufra algún tipo de problema genético. Aunque es una reacción absolutamente normal, es una sensación contra la que hay que luchar para que el embarazo no se viva como una espera angustiosa. Las estadísticas nos indican que en la inmensa mayoría de los casos, los bebes son sanos. En cualquier caso, la mayor parte de los nacimientos con malformaciones son imprevisibles. Sin embargo, si alguno de los progenitores tiene antecedentes familiares de malformaciones congénitas o la madre es mayor de 40 años, es aconsejable solicitar asesoramiento genético. Mediante una prueba sencilla e indolora un raspado suave de células de la boca se puede obtener un recuento de cromosomas que permita establecer el riesgo que se asume al decidir un embarazo y ayude a tomar una decisión al respecto. 

 

CONDICIONES MÉDICAS DE LA FUTURA MADRE

 

A veces, ciertas enfermedades de la madre como la diabetes, cardiopatías, epilepsia_ pueden dificultar en embarazo y el parto. En estos casos, es recomendable consultar al médico antes de concebir. 

Con carácter general, todas las mujeres que hayan decidido quedarse embarazadas deben tomar algunas precauciones muy sencillas que, sin embargo, son de extrema importancia para la salud del futuro hijo: 

 

- Asegurarse mediante un análisis de sangre de que se es inmune a la rubeola. Si no es así, es preciso vacunarse y esperar por lo menos tres meses antes de concebir.  

 

- Si el feto se expone al virus de la rubeola, especialmente al principio del embarazo, puede presentarse malformaciones y defectos graves.

- Si se sigue algún tratamiento médico prolongado, es muy importante comentarlo con el médico. 

 

- Detectar la posible existencia de incompatibilidad Rh entre los padres y consultar con el médico los resultados de la prueba. 

 

Por ello siempre se debe acudir al médico de cabecera y asegurarse de recibir un niño/a con las mejores condiciones de salud.

Regresar al inicio